alquilar una oficina como vivienda
0 7 mins 10 meses

En España hay leyes que regulan los alquileres. Gracias a ellas, se tienen una serie de normas que ambas partes del contrato deben cumplir. Pero, dado que hay muchas personas con el objetivo de rentar un lugar para vivir, se han implementado los alquileres de oficinas para ser usados como vivienda.

¿Es legal este tipo de arrendamientos? Si así es, ¿Qué debes tener presente a la hora de poner en alquiler tu oficina? En este artículo vamos a mencionar las respuestas a estas preguntas.

alquilar una oficina como vivienda

¿Se puede utilizar una oficina como vivienda?

La opción de alquilar una oficina para usarla como vivienda se debe principalmente al bajo costo. Los alquileres de una casa pueden ser muy altos, impagables para algunas personas. Pero, antes que nada, debemos saber si es posible o no usar una oficina como vivienda. La buena noticia es que legalmente sí es posible hacerlo.

Eso sí, para poder hacer uso de una oficina como vivienda hay que adaptar el inmueble. Este debe estar acorde con las normas del Ayuntamiento. Es esa la entidad legal encargada de velar por la seguridad. Cada lugar debe tener el correspondiente permiso de habitabilidad.

Te corresponde a ti como dueño tramitar todos los documentos requeridos por la ley, así como efectuar las modificaciones necesarias en el inmueble para que pueda ser habitado. Solo entonces podrás ponerlo en alquiler.

Para la persona que tendrá el papel de inquilino el trabajo es mucho más sencillo, porque únicamente deberá cumplir las condiciones expresadas en el contrato de alquiler.

¿Existe multas si alquilo una oficina como una vivienda?

Como alquilar una oficina para ser usada como vivienda está de acuerdo a la ley, no existe ninguna multa para quien lo hace. Eso no tendría sentido. Pero, como dueño del local sí debes tomar en cuenta todos los aspectos legales que tengan relación. De lo contrario sí podrías ser blanco de una penalización.

Entre estos puntos destaca la cédula de habitabilidad. Para obtenerla, debes solicitar la revisión del ayuntamiento. Si el lugar no cumple las condiciones requeridas, no tendrás ese permiso. Lo mismo ocurrirá si incumples cualquier otra norma fijada por el Ayuntamiento, como el reconocimiento por escrito de que ese lugar ahora será usado como vivienda.

En cualquiera de los casos anteriores tendrás que pagar una multa. Pero, como puedes ver, esas sanciones que hemos comentado son aplicables a cualquier propiedad que se pone en alquiler. Especialmente aquellas destinadas a ser usadas como residencia.

¿Cómo transformar una oficina a una vivienda?

Puede que estés pensando en alquilar una oficina para que sea usada como vivienda. Si así es, es necesario que la adaptes a lo exigido por la ley. Vamos a ver cuáles son esos cambios que debes realizar. De esa manera podrás contar con la respectiva aprobación.

Nivel del piso

El piso siempre debe estar por encima del nivel de la acera. Si el local no cumple con esta condición, deberás realizar la modificación correspondiente para subirlo. El propósito de esta norma es la seguridad, para evitar al máximo el riesgo de inundación.

Fachada

Las medidas de la fachada en cualquier local destinado a vivir, siempre deben ser por lo menos de 3 metros. Como la mayoría de las oficinas, por lo general, ya tienen esas dimensiones, será muy probable que cumplas con este requisito sin problemas.

Cocina

La cocina, tanto por su ubicación y tamaño, es sin duda uno de los requisitos más importantes. De hecho, en la revisión del Ayuntamiento se evalúa de manera detallada la cocina y su condición. No solo requiere el suficiente espacio para ella, sino también la salida adecuada de la chimenea.

Altura

En todo el lugar de la pieza debe existir por lo menos 2 metros y medio de altura. Únicamente se permite una reducción de 30 centímetros en el 25% de la superficie. Una vez más, este requisito es necesario para dar mayor seguridad a los inquilinos.

Iluminación

El requisito de iluminación es otro de los que se pueden cumplir fácilmente, dado el origen del local. Se requiere que haya una excelente iluminación, la necesaria para poder realizar cualquier actividad. Puede aprovecharse la iluminación natural a fin de abaratar costos en el servicio eléctrico.

Medidas del exterior e interior

Así como la medida de la fachada tiene una cantidad mínima, el frente del local tiene que tener 3 metros disponibles.

En el caso del interior también han de cumplirse unas medidas mínimas. Por ejemplo, se exige que la zona de lavado y tendedero tengan por lo menos un metro de cada lado. El baño no debe ser menor a los 5 metros cuadrados. Y otras zonas de la casa, como la habitación, deben ser mayores a los 12 metros.

Como el local se usaba para trabajos de oficina, es necesario que realices todos los cambios que sean necesarios. Así podrás adaptarlo en su totalidad a esas medidas exigidas por la ley. Ten en cuenta que, cuando se lleve a cabo la revisión del lugar, si alguna de las medidas no está entre las señaladas en la ley, el permiso de habitabilidad no te será concedido.

Permisos

Hemos mencionado que se requiere el permiso de habitabilidad, pero no es el único ni el primero que debes solicitar. Antes que nada debes pedir en el Ayuntamiento la licencia de cambio de uso. Una vez concedido este permiso, puedes comenzar a realizar todos los cambios que sean necesarios. Con ello, lograrás adaptar la oficina a un lugar de residencia.

Es cierto que este tipo de alquiler requiere de una gran cantidad de modificaciones, algunas con exigencias muy específicas, pero las muchas ventajas que pueden disfrutar tanto tú como el inquilino bien valen la pena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.